La improbable historia de cómo surgió el monumento a Martin Luther King Jr. | Compendio arquitectónico

Marshall Purnell: Fue un concurso internacional de diseño patrocinado por la Fundación Memorial. La fundación fue iniciada por algunos de los hermanos de la fraternidad del Dr. King de Alpha Phi Alpha Fraternity, Inc., quienes me llamaron de la nada. Preguntaron si queríamos hacer un memorial para el Dr. King en el National Mall. El Grupo de Diseño Roma [now called Roma Collaborative], con sede en San Francisco, ganó la competencia. Formamos una empresa conjunta con Roma y obtuvimos todos sus diseños aprobados por la Comisión de Bellas Artes, la Comisión de Planificación de la Capital Nacional y el Servicio de Parques Nacionales. Este proceso de revisión formal llevó dos años.

¿Cómo se convirtieron los dibujos iniciales en su diseño final?

Inicialmente, no iba a haber una escultura allí; toda la idea del memorial fue usar las palabras del Dr. King. Sentimos que el Dr. King no se trataba de su imagen personal. Su personalidad no era una de «Mírame». Era un líder al que muchos escuchaban. Pero la Fundación Memorial insistió: “Necesitamos tener una imagen del Dr. King”. Ellos eran los que estaban a cargo, así que acordamos.

¿Cuál es la parte más importante de este memorial, a sus ojos?

El muro de las citas. Todas esas citas fueron nuestro trabajo de diseño en el granito. Les dimos cuatro o cinco cotizaciones, y aceptaron el 80% de las que sugerimos.

¿Qué le parece la ubicación específica del monumento en el National Mall, en la esquina noroeste de Tidal Basin?

Es un sitio magnífico y la ubicación perfecta para ello. Pensé que necesitaba estar lejos de otras estructuras para ser más contemplativo, para que pudieras pararte allí, leer las citas y no escuchar el tráfico ni ver a otras personas.

Un hombre y un niño parados cerca del Monumento a MLK Jr., leyendo la cita: “De la montaña de la desesperación, una piedra de esperanza”.

Foto: Getty Images/Gabriella Demczuk

¿Cómo se sintió al trabajar en el diseño junto con el Colaborativo gitano?

Deja un comentario